EL HAMMAM


El agua y la salud son dos conceptos inseparables…

Los efectos beneficiosos del baño turco son visibles inmediatamente: la piel se hace más flexible y luminosa, se eliminan toxinas, el vapor favorece la apertura de las vías respiratorias, y más allá del beneficio físico, nos ayuda al descanso y a la relajación del cuerpo y del espíritu.

El hammam se abre a tus cinco sentidos: música, luz, menta, contrastes de temperaturas y aromas a incienso.

Déjate seducir por esta tradición milenaria ideal para aliviar el estrés y liberarse de todas las tensiones de la vida diaria.

Presta mucha atención a toda la información que recibes a través de tus sentidos. Visitar un hammam supone una experiencia única y placentera, casi mágica. 

Un baño de ensueño de las mil y una noches.